GHEE, el oro líquido

Ghee es un tipo de mantequilla clarificada también conocida como “oro líquido” que se originó en la India. Se obtiene a partir del proceso de eliminación de la proteína de la mantequilla. Esta se cuece a fuego lento hasta que toda la humedad se evapora, debido a que en su producción, se separa la leche de la grasa, se obtiene un tipo de mantequilla sin lactosa, esto convierte al ghee en una excelente alternativa para personas intolerantes a la lactosa. Además de que se convierte en un alimento mucho más digestivo, con grasas saturadas y una gran cantidad de propiedades medicinales.

Sus propiedades se asocian principalmente a la prevención del cáncer y enfermedades cardíacas, ya que posee importantes aceites monoinsaturadosque no aumentan el colesterol. Además de contener grandes cantidades de minerales como el calcio y de vitamina A, D, E y K.

Algunos de los beneficios de ghee son:

  • Estimula la mente y fortalece el cerebro ya que posee virtudes revitalizantes.
  • Mejora el funcionamiento de pulmones, hígado y del sistema inmunológico.
  • Ayuda en la digestión, el tratamiento de trastornos digestivos y la correcta asimilación de alimentos.
  • Es un gran depurativo de hígado, vías biliares e intestinos.
  • Es útil durante el proceso de desintoxicación, para la anemia y los desórdenes de la sangre.

Aunque existen muchísimas formas de agregarlo a tu alimentación diaria, aquí te dejamos una receta deliciosa de
Garbanzos asados con Ghee

 

Ingredientes:
- 2 cucharaditas de ghee
- 400 g de garbanzos (enjuagados)
- 2 gr  de sal del himalaya
- 4 gr  de pimienta negra molida
- 1 cucharadita de pimentón ahumado dulce
- 4gr de orégano molido
Pimienta de cayena, al gusto

Preparación:
  • Precalienta el horno a 220° C
  • Coloca el ghee en una bandeja para asar y caliéntalo dentro del horno hasta que se derrita.
  • Seca los garbanzos escurridos con papel de cocina y desecha la piel que suelte
  • Mezcla todos los ingredientes  menos los garbanzos con el ghee. Después, agrega los garbanzos y cúbrelos uniformemente.
  • Hornea durante 30-35 minutos, agitando la bandeja regularmente para evitar que los garbanzos se peguen al fondo. Los garbanzos están listos cuando estén dorados y crujientes.
¡ Disfrútalos como acompañante en tus comidas o como una botana saludable !