ASHWAGANDA, una excelente hierba medicinal

Ashwagandha es una hierba muy potente que favorece el sueño y combate las enfermedades del sistema nervioso, además de que es increíblemente saludable ya que proporciona todo tipo de beneficios para el cuerpo y cerebro. 

Se clasifica como un "adaptógeno", lo que significa que puede ayudar a tu cuerpo a manejar el estrés, disminuir los niveles de azúcar en la sangre, reducir el cortisol, aumentar la función cerebral y ayudar a combatir los síntomas de ansiedad y depresión.

La ashwaganda tiene muchos beneficios, aquí te dejamos algunos de ellos:

  • Fortalece el sistema inmunológico y controla la hipertensión de forma natural.
  • Recupera de forma eficaz y rápida la energía perdida después de un esfuerzo físico, además de que fortalece los músculos y aporta vitalidad.
  • Ayuda a conciliar el sueño y promueve un sueño reparador y duradero.
  • Lucha contra la migraña, cefaleas o fuertes dolores de cabeza.
  • Protege el hígado y los riñones, aunque realmente su uso tradicional es el de proteger el sistema digestivo al reducir la inflamación de cualquier intestino o del tubo digestivo

El polvo de ashwaganda se puede consumir junto con licuados o tés, aquí  te dejamos una receta para preparar
Té de Ashwagandha con leche y canela.

 

Ingredientes:

Para preparar 2 tazas de té
- 1 taza de leche (puede ser vegetal o de vaca) 
- 2 cucharadita de ashwagandha en polvo
- 2 cucharadita de miel
- 1 cucharadita de canela molida
- 1 taza de agua

Preparación:
  • Hierve la leche, la ashwagandha, la miel y el agua a fuego lento.
  • Espera hasta que la mezcla sea homogénea y se reduzca un poco.
  • Añade la canela y tómatelo mientras aún está tibio (o agrégale hielo y tómatelo frío).
  • Puedes consumir  este té hasta  2 veces al día.

 Nota: Recuerda que si no te gusta la canela o quieres probar diferentes sabores puedes experimentar con otras especias como cúrcuma, cardamomo, anís estrella o con infusiones como flor de lavanda, chai masala o golden milk