8 Razones por las Cuales Debes de Consumir Moringa

Moringa

La Moringa es una planta que se cultiva en África, Asia tropical, América Latina, el Caribe, Florida y las islas del Pacífico. Sin embargo, es originaria del norte de India, Etiopía, Filipinas y Sudán. 


Estas son las 8 razones por las cuales la debes de consumir:

1. Está lleno de nutrientes
La moringa es una fuente rica de vitaminas, minerales y aminoácidos. Contiene altas cantidades de vitamina A, C y E; calcio, potasio,y proteína. Estudios preliminares sugieren que consumir Moringa después del parto aumenta la producción de leche materna.

2. Combate los radicales libres.
Esto significa que previene el daño y la degradación que los radicales libres causan en las células de diferentes órganos en el cuerpo, manteniéndolos sanos y funcionando de la mejor manera.

3. Combate la inflamación.
La inflamación puede conducir a enfermedades crónicas como diabetes, problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares, artritis y obesidad. La moringa reduce la inflamación al suprimir las enzimas y proteínas inflamatorias en el cuerpo, y el concentrado de la hoja de moringa puede reducir significativamente la inflamación en las células.

4. Ayuda a reducir algunos síntomas de la diabetes.
La Moringa ha sido eficaz para reducir los niveles de lípidos y glucosa y regular el estrés oxidativo en pacientes diabéticos, lo que significa que reduce el azúcar y el colesterol en la sangre y mejora la protección contra el daño celular. 

5. Protege el sistema cardiovascular.
La Moringa tiene beneficios saludables para el corazón, particularmente en el control de los lípidos en la sangre, la prevención de la formación de placa en las arterias y la reducción de los niveles de colesterol.

6. Es buena para la salud del cerebro.
La Moringa es compatible con la salud del cerebro y la función cognitiva debido a sus actividades antioxidantes y neuro-potenciadores. También se ha probado como un tratamiento para la enfermedad de Alzheimer con resultados preliminares favorables. Su alto contenido de vitaminas E y C combate la oxidación que conduce a la degeneración neuronal, mejorando la función cerebral. También es capaz de normalizar los neurotransmisores serotonina, dopamina y noradrenalina en el cerebro, que desempeñan un papel clave en la memoria, el estado de ánimo, la función del órgano, las respuestas a estímulos como el estrés y el placer y la salud mental, por ejemplo en la depresión y la psicosis.

7. Protege el hígado.
Moringa contiene altas concentraciones de polifenoles en sus hojas y flores que protegen al hígado contra la oxidación, la toxicidad y el daño. La Moringa puede reducir el daño y la fibrosis hepática y la oxidación inversa en el hígado. El aceite de Moringa también puede restaurar las enzimas hepáticas a niveles normales, reduciendo el estrés oxidativo y aumentando el contenido de proteínas en el hígado. El hígado es responsable de la desintoxicación de la sangre, la producción de bilis, el metabolismo de la fructosa, el metabolismo de las grasas y el procesamiento de nutrientes, y solo puede cumplir estas funciones con la ayuda de las enzimas hepáticas, por lo que es vital que permanezcan en niveles normales. Por ejemplo, niveles más bajos de enzimas hepáticas pueden afectar su capacidad para filtrar la sangre.

8. Contiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas.
La moringa tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que combaten las infecciones. Ha sido efectivo contra los tipos de hongos que causan infecciones en la piel y las cepas de bacterias responsables de infecciones del tracto urinario y de la sangre y problemas digestivos.

Ahora que conoces algunos de sus beneficios es hora de integrarla a tu dieta de todos los días.

Consíguela a granel aquí